Alejandro

Estamos en el cine de la universidad, en el ciclo del cine mudo y Alejandro está sentado como siempre a mi lado. Alejandro y yo tenemos un romance muy... yo diría, barroco. Me gusta, es inteligente, bonito. Es un poco bajito, pero tiene onda. Aunque no me imagino cómo sería vivir juntos, y si al final será tan civilizado como quiere aparentar. No sé, no me interesa saberlo. A veces sueño que estamos él, Mirelle y yo, Chachi mirando, yo le chupo la pinga a Alejandro mientras le meto el dedo a Mirelle, o Mirelle me besa y él me singa. ¿Se dejará meter el dedo Alejandro?

Apagaron la luz, comienza el filme. Y nosotros empezamos a tocarnos. Alejandro me toca sin precaución, sin cuidarse de que los otros vean. Yo no puedo así tan descaradamente, pero también trato de tocarlo. No la tiene parada ¿Por qué no se le para? Me aparta el blúmer y me toca el clítoris, recibo un corrientazo que me endurece los pezones, no puedo suspirar, nada, la película es silente. Otra vez intento tocarlo, pero él no me da libertad. No la tiene parada ¿Por qué? Se ha templado a media aula ¿Estará nervioso? Quizá está nervioso y con esto sólo está alar... – ¡ay! coño, qué rico – alardeando. Me gustaría irme a Cayo Largo con Alejandro y una o dos putas. O con Mirelle, o Claudia. ¡Qué palo debe de ser ese!
– Alejandroo, nos van a ver, coño
– Shhhhh, concéntrate... estás toda mojada
Sí, me gusta con cojone, pero él jamás viviría conmigo, él viene de otro... – Alejandro, me voy a venir aquí, maricón
– Shhhhhh, te van a oír
Si Chachi no estuviera en la casa me lo llevaba hoy. A veces me dan ganas de morderlo y sacarle sangre ¡Si fuera verdad todo lo que me dice! Nunca lo he trabajado, es a la única persona que jamás le he hecho un trabajo ¿Qué santo tendrá? Él se burla de todo esooo – ¡Saca la mano!
– ¿Qué pasa?
– Saca la mano, mariquita, que voy a gritar – me saca el dedo y me revuelve los pendejos haciéndome cosquillitas. Esas son las cosas que me matan de este tipo, es tierno conmigo, y ahora se huele el dedo y lo chupa
– Dame un poquito – me acerca el dedo y doy una chupadita rápida

Tengo que contarle lo de Mirelle, me exito cuando le cuento cosas así, me hago la idea de que cuando se las digo lo hago participar. Mirelle quiere estar en todo lo que sea alante, estoy segura de que no le gustan las mujeres, se hace la liberal para estar a la moda, por eso no quiero templármela, yo no soy Juan Bautista

–¿Tú sabes que Mirelle me sacó fiesta?
– Cómo fiesta
– Sí, estábamos hablando Marcelo y yo de las cosas y ella se acercó y se quedó allí, así
– ¿Y?
– Yo le decía a Marcelo que estaba decepcionadísima con una puta que Chachi y yo llevamos a la casa, y que después de templar nos robó quinientos dólares
– ¡Quinientos dólares! cojone
– ¿Y tú sabes lo que me dijo?
– Qué
– Oye chica, me vas a tener que invitar a tu casa. Le dije: pero vas tú sola, sin tu marido. ¡Claro!, me contestó
– No jodas... ¿Mirelle?
– Síii
– ¡Ooh! candela
Un cuadrito entre Alejandro, Mirelle y yo, y que Chachi mire todo lo que le dé la gana, pero que no se ponga en su comemierdería de celos con él
– ¿Y cuándo la vas a llevar?
– No la voy a llevar
– ¡Alejandro e Iliana! Van a tener que separarse si siguen murmurando ahí
– ¡Estamos dirimiendo una apreciación crítica, profe! [Risitas en platea]... ¿Y? ¿La vas a llevar?
– Después hablamos
Mirelle le gusta... Yo metiéndole un consolador a Mirelle, él chupándome las tetas y Mirelle chupándole la pinga. O yo pajeándola con la lengua y él templándome por el culo. O ella en cuatro pata y yo...







Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Unión de Bloggers Hispanos BloGalaxia la blogoteca Blogarama - The Blog Directory  Bitacoras.com